criogenización

Todos hemos oído hablar en algún momento de la criogenizazión, concepto que significa la preservación a bajas temperaturas de seres humanos que la medicina contemporánea ya no puede mantener con vida, con el objetivo de tratarlos médicamente y reanimarlos en el futuro.

En la actualidad existen al rededor de 500 personas criogenizadas en el mundo.

España se suma con la creación de un centro en Valencia, Cecryon, su creador, Javier Tapia Estrada, dice que todo empezó con un reportaje que leyó a los ocho años en la revista Muy Interesante y desde entonces quedó obsesionado con el tema.

Esta empresa realiza estos “servicios” por una cantidad nada despreciable de 200.000 €, realizando un contrato por el cual aseguran la congelación durante cien años o menos, si se reclama antes el cuerpo, además “hace precio” por pack, es decir, criopreservar a la familia entera.

cecryon

Los expertos opinan: “Está demostrado que una célula o incluso un pequeño grupo de células se pueden congelar, mantener bajo unos criterios de conservación y luego descongelar y utilizar. Pero hacerlo con un organismo completo y que además está muerto no tiene ninguna base científica”, dice el catedrático de Fisiología de la Universidad de Valencia Federico Pallardó.

Os recomiendo que veáis la película  The sleeper 1973 donde Woody Allen acude a una operación para extirparse las amígdalas y acaba siendo criogenizado por error. Su personaje se despierta 200 años después y cae desubicadísimo en un mundo de robots.

sleeper

Para resumir….nos encontramos con lo inevitable, la muerte, y a este hecho le podemos dar tres salidas, o nos entierran, o nos queman, o nos congelan, a tener en cuenta que cualquiera de las opciones cuesta dinero, vaya, encima que me viene impuesto, lo tengo que pagar…

Según las creencias religiosas o filosofía de cada cual, encontramos el sentido de la muerte, o deberíamos. Iremos a un mundo mejor, ya que este es puro tránsito, nos fundiremos con la tierra de manera natural. O nos congelamos, y aquí viene la duda. Si no resucitamos a lo largo de los años pues por lo menos lo hemos intentado, y si revivimos…¿qué nos vamos a encontrar?

Cualquiera de las opciones es respetable, hablemos de los costes: un funeral con su ataúd y flores cuesta desde 3000 euros, dependiendo de si hay cremación o no, y la criogenización desde 18000 dólares hasta 150000, dependiendo de si es sólo cabeza o cuerpo entero.

¿Qué precio pagarías por resucitar? Al fin y al cabo de ilusión vive el hombre…

Anuncios